Hora prima

29 Jun


Entre lo frágil de una caricia que barre tiempo la morada

y aquella que golpe viento cerca

al miedo en su redil de compromisos fieros,

artero, se cierne el néctar de un estigma voraz,

un intervalo que remiendo, engarza el aroma

de la mañana con la lágrima. Se posa acuosa gema

sobre la rama. Lánguida se resbala hasta verterse

flama. Su aguijón punza tan intenso que enhiestos

los pistilos claman pundonor del colibrí. Acude presto,

simiente, a bañarse efluvio tornasol en el aire. Cordel,

su pico liba donaire el perfume que une al jardinero

con el talle de la promesa a punto de revelarse.

Ana C Rosshandler F

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: