Archivo | Uncategorized RSS feed for this section

El sol paceño trabaja para todos

1 Jul


La fiesta y la champaña se pusieron muy bien y a la una de la mañana le mandé un mensaje de texto: tengo esta fantasía de besarte allí mero. Yo no sabía que su novia leería el mensaje, montaría en cólera insultando y estrellando el cel contra la pared, y que sacaría todas sus chivas a la calle. Su moto no anduvo y hubo de tomar un taxi.

Dos días después: Te quería madrear, dijo. De un primer madrazo te rompo la quijada y los dientes, del segundo te quiebro un brazo.

Yo puse mi cara de Buster Keaton damnificado y aduje “pero ya no podré tocar al piano mis melodías esas que tanto te impresionaron”.

Lo hice reír. Dientes perfectos. Bueno pues, casi.

La novia vale madres, dijo. Es el celular, me dejaste incomunicado. No mames, a quién se le ocurre poner ese mensaje a esas horas. Andabas pedo, verdad?

Sí, contesté. Cuántos años llevaban de novios?

Nueve, al tiempo que señaló el nombre Sujey, tatuado en su bícep izquierdo, junto a una imagen de algo que me parece una sonámbula. “Ya andábamos mal. Ni puto soy pero por tu culpa tendremos que ser pareja”.

Okey dije asumiendo el rol de quien sabe que no se puede controlar nada en una situación de por sí absurda. Él quiere un nuevo cel y he prometido pagarlo a plazos, aunque yo sugerí uno de la marca Maizoro. En serio: chichifear mayates no es onda.

Pero las fotos de su abuelita moribunda y unos poemas que le hizo, eso sí se perdió en la nada de la nada.

Rubén Olachea                                                                                            2011-06-30

Daredevil

29 Jun


El Daredevil es mi superhéroe favorito desde mi infancia, me caía bien porque era ciego. Ahora me llama mucho la atención esta imagen. Un diablo aferrado a una cruz. ¿Qué podrá significar eso? En la adaptación cinematográfica (Mark Steven Johnson, 2003)se manejó también esa imagen en la apertura del film. Y en esa entrega fílmica las similitudes con Batman era demasiadas: dos criaturas de la noche que en una catedral aprenden a perdonar y derrotan al villano al renunciar a ser como él (Joker, Bullseye), una ciudad gótica y decadente, huérfanos, sus padres murieron en las mismas circunstancias, aman a una mujer que también es su enemiga (Catwoman, Elektra), tienen sus orígenes en la novela negra, etc.
Aún con estos elementos que parecen calcados de las serie sobre Batman, encuentro que Daredevil es original, el cómic, y sí, maneja los mismos elementos pero diseminados desde el inicio de la historia (Marvel, 1964).
La historia es diferente a la del héroe de DC en cosas más obvias e importantes, Matt Murdock (Daredevil) es ciego, tiene poderes tipo radar (como murciélago, que curiosamente Batman no tiene) y es irlandés, por lo tanto católico. Por eso lo vemos en esta imagen, y en muchas otras dado que es recurrente dentro del cómic, aferrado a la cruz cada vez que tiene una pena o sufrimiento.
En esta ocasión, el cómic que ocupa mi estudio es The Elektra Saga part two of two de Frank Miller (Sin city, 300, the Dark Knight, etc.). En esta historia Elektra Natchios es perseguida por Tha Hand, un grupo de ninjas clandestinos. Ella fue educada por ellos en las artes marciales y luego se dio a la fuga, las rastrearon por todo el mundo hasta que dieron con ella en NYC. Para escapar de ellos, y para escapar también del amor de su vida (Matt) se une al Kingpin, el capo gordo de Nueva York quien le da trabajo como su asesina de cabecera. Por su parte Matt se dedica a rastrearla antes de que The Hand acabe con ella.
En su intento de encontrarla The Stick se topa con él, otro grupo de ninjas que se dedican a hacer el bien y que a su vez se encargaron de la educación de Murdock. En este encuentro The Stick le informa que las habilidades que él posee para ver através de sus otros sentidos las tiene desde antes del accidente que lo dejó ciego y que de hecho todos los humanos las tienen, pero que nadie las desarrolla. Bullseye, el antiguo matón del Kingpin se les adelanta a todos y mata a Elektra, ella se arrastra hasta la casa de Matt y muy románticamente muere en sus brazos. The Hand se roba el cuerpo y The Stick intenta recuperarlo, combaten, todo dentro de una iglesia abandonada. En ese lugar Daredevil se entera que ambos bandos se pelean por resucitarla y el que lo haga la volverá una buena o mala persona respectivamente.
Así que el ciego superhéroe decide adelantarse e intenta revivirla, y aunque lo ignora, sólo logra limpiarla de sus pecados (seguimos en la iglesia), The Stick derrota a The Hand y reviven a Elektra, lo que al final de la historia Matt ignora. Sólo le basta con que el amor de su vida esté libre de pecado.
No sólo son un montón de globitos y tonterías, es un cómic muy existencial y al mismo tiempo sencillo. Daredevil representa al héroe que por amor saca lo mejor de su amada. Elektra representa a una mujer influenciada por la filosofía oriental(The Hand), quien sólo consigue vivir de forma depresiva y nihilista. Mata para vivir, renuncia al amor y pierde la fe en la vida desde que han asesinado a su padre. Por su parte The Stick, representa a la otra cara de la filosofía oriental que enseña a Matt Murdock a desarrollar sus habilidades al máximo para hacer el bien sin importar sus limitaciones.
Y las iglesias, representan la filosofía de vida occidental, más que ser un cómic religioso, es un cómic que expresa cierta tendencia teológica desde sus inicios. Y que de igual forma que la imagen que pueden observar, se aferra estos elementos porque son los que la hacen ser lo que es, la historia de un irlandés ciego en su lucha por hacer el bien. Su ceguera representa el desinterés por ayudar.
Y su pobreza, la humildad. Muy diferente del millonario arrogante que se viste de murciélago. La historia de Batman, la estoy trabajando, mientras, les recomiendo que le echen un ojo a Elektra y Daredevil. Otra imagen, para que no digan que invento cosas.

Crear un ícono, los fabricantes de estrellas

29 Jun

Una noche estaba viendo en el cable una película, creo que se llama Un plan perfecto con Clive Owen y Denzel Washington, en inglés se llama Inside man. No pude verla completa porque ya estaba empezada. La historia me gustó y con gusto volvería a verla, pero lo que llamó mi atención fue la aparición de Jodie Foster en el papel de Madeleine White, una mujer fina, fuerte y educada que defiende los intereses de un banquero que está por encima de la ley, o más o menos así se da a entender.

La aparición de Foster en pantalla es dentro de un auto, en el asiento de atrás, vista desde los pies, de tal forma que se impone por su belleza y por su elegancia, (muy bien lograda con este plano, los ángulos de las piernas y la postura hacen que se vea más delgada y con la nariz más fina). Una entrada excelente, una manera muy buena de presentar a un personaje que desde la primera imagen ya sabes cómo va ser. Esa entrada me recordó otras, sé que hay muchas y es imposible que me vengan todas a la mente en este momento, pero las que recuerdo como mejores ejemplos de (re)presentación icónica de un personaje serían estas:
1) Tony Soprano en la entrada de la serie, manejando su carro a través del puente con el sol a un costado como si fuera el carro que lleva el sol, como un Apolo moderno, el antihéroe por excelencia de inicios de la década. Llega del trabajo mientras la gente común apenas sale a trabajar.
2) Lux Lisbon al bajarse del carro en The virgin suicides, que no será la primera aparición, porque antes la habíamos visto masticar un chicle en la banqueta como una lolita moderna. Los narradores de la historia ejercen como vínculo para incrementar el deseo del espectador por las hermanas Lisbon, especialmente por Lux, que con sólo bajarse del carro da la idea de lujuria, sensualidad y desdén, que si lo suman a la primera imagen, donde se muestra transparente, etérea, ya sabes que pasará al final.
3) Marieantoinette despierta en su cama, una niña que será enviada a un país que no conoce a casarse con el príncipe. En esta cinta son los planos impecables de la directora quienes cuentan la historia con imágenes muy sencillas: Marieantoinette en el carruaje, en la boda, en la misa con el pájaro en el cabello, en la alcoba cuando la desnudan, en la cama desnuda con un abanico. Muchas imágenes, pero finalmente la que gana es la primera, cuando se la llevan al final, la que nos viene a la mente es que sólo era una niña.
4) Leonardo di Caprio como Romeo. Se nos presenta por primera vez escribiendo poesía (un tipo sensible), debajo de un escenario destruido con el sol de fondo (Apolo otra vez), de traje (dandy moderno), con una pistola y fumando(un tipo duro), se marcha en un Cadillac (un junior). Esta película lo convirtió en la superestrella que es hoy.
5) Jenifer López en Maid in Manhattan, ¿hace falta decir más? Lo haré en la segunda parte.
6) Jack Sparrow.
7) Margot Tenenbaum, aunque en The Royal Tenenbaums (Rushmore, The life acquatic, etc..) cada personaje tiene su entrada muy peculiar. Toda la obra de Wes Anderson se podría resumir en crear y atrapar personajes en cuadros y planos simétricos perfectos que enmarcan dentro de una galería de elementos diseñados a la perfección, pero tendría que hablar sólo del cine de Wes Anderson (tal vez lo haga después, me gusta la idea).
8) Mónica Bellucci en Malena, el taconeo famoso por el malecón donde niños y adultos le hacen valla.
9) La entrada de Henry Hill al restaurante de Goodfellas por la cocina con su novia, un clásico, hasta Nelson lo hizo con Bart en los Simpsons.
10) Vitto Corleone en su despacho, todos conocen la frase: “vienes a …

El análisis de cualquier cosa

29 Jun

Una obra se analiza por muchos motivos, pero generalmente por gusto o por disgusto. Sea para resaltar cualidades y explicar el mensaje o sea por remarcar los defectos y confundir la interpretación de dicho mensaje. La hermenéutica me sonaba como a cosas de astronauta, pero la interpretación libre siempre es la mejor, aunque no tan libre, nunca he creído en que una obra de arte diga cosas diferentes a un público diverso, ni en eso de “pues para mí es arte”. No. (me gusta ser categórico).

El arte es o no es, gústele a quien le guste, si cumple con ciertas características o como decía Arthur Koestler: “el grado de originalidad de un artista se puede medir, de forma muy elemental, considerando la distancia a la que su énfasis selectivo se desvía de las normas convencionales y establece nuevos modelos de relevancia.” ¿Y se puede seleccionar obras al azar, así a simple vista? Claro, un buen ojo percibe cuando una obra sale o contrasta con la norma, con lo convencional, un ejemplo: Wes Anderson al escoger la obra de Miguel Calderón para los Tenenbaums. O la misma obra de este director, que, diferente de su contemporáneos impuso tendencia.

A partir de esta diferencia es como nos acercamos a la obra, como el profesor que distingue o al alumno brillante o al menos sobresaliente, porque se distinguen, porque nos intriga el porqué son así. Una vez que nos acercamos a la obra por notar su originalidad, analizamos la técnica y el mensaje, el equilibrio: “Mmm, casi lo logra, se ve diferente pero no dice nada”. O al contrario: “Qué buena idea, lástima que su realización sea tan pobre, tan mal escrita”. El análisis semiótico se aplica a cualquier sistema de significación, a cualquier tipo de texto. No tiene que ser una obra de arte, pero definitivamente nos tiene que atrapar por un motivo o por otro.

Verosimilitud

29 Jun
La creación atraviesa un periodo difícil, un problema que he visto en cine, literatura y teatro frecuente y recientemente es la verosimilitud. Un universo de personajes poco creíbles, que casi rayan en lo imposible me hace pensar en escritores románticos que se gozan demasiado en sus propios versos, pero que se alejan cada vez más de la ficción. Hace unos meses aquí se discutía porqué en las últimas décadas era mejor la tv que la literatura, argumentaban que había mejores historias en la televisión y ciertamente creo que se debe a este problema que menciono: la verosimilitud; personajes creíbles en situaciones creíbles, en la creciente búsqueda de la extrañeza y “lo bizarro” se olvida que el público debe identificarse y engancharse con las historias.
La originalidad o extrañeza debe radicar en el hábil manejo del autor de la historia, por ejemplo El pecado original de PD James o Amor perdurable de Ian McEwan, en el lado contrario: Diablo Guardián de Velazco o Los detectives salvajes de Bolaño, novelas chilanguísimas de culto. La primera sobre una morra tan mala que hasta ella misma se da miedo (como personaje de televisa) y la segunda una ardua investigación sobre dos poetas (uuyyy que divertido, dime más), en trescientas páginas con testimonios de gente que los conoció, claro, novela excelentemente escrita, pero ¿eso justifica los testimonios? Conozco poetas, no lo creo.
La gente piensa en poetas e inmediatamente imagina gente rebelde y audaz, fuerte, aguerrida….NOT. De esta última novela, creo que si no tuviera los nombres reales de la gente del ambiente literario defeña no la arma, no me dejó nada. Los personajes que me parece vale la pena explorar son los de la familia Font, que aunque a veces se vuelven un poco clichés podrían dar para una historia de verdad. Pero estos jóvenes protagonistas se han comprado la idea de ser los poetas malditos, como en cada ciudad, estado, país donde se escribe, hecho que me indica que es una novela para escritores. Lo que me gustó de Los detectives… es la definición de poetas que mencionaba el d aquí. Lo que demuestra más ingenio y humor que habilidad literaria (la crítica no va contra Bolaño, estoy a la mitad de 2666 y me está gustando bastante).
El problema de la credibilidad en la literatura, y en el teatro (recientemente vi una obra increíble, en el mal sentido) resulta el predominio del ejercicio técnico sobre el contenido, si pienso en equilibrio de estos dos elementos me viene a la mente Malcom in the middle, no una obra de arte, pero ciertamente existe equilibrio entre el contenido y la técnica, personajes creíbles y bien desarrollados. A ver más tv jóvenes, no todo está en los libros.

Pago de piso; nuevo impuesto en Baja California

29 Jun

(Fragmento)

“Secuestrar o no secuestrar”, probablemente sea una de las disyuntivas más recurrentes en aquéllos que viven del otro lado de la ley en Tijuana, donde el afán lucrativo de estas personas ya no radica en sólo obtener el pago por liberar a sus vìctimas, sino en el pago por no plagiarlas; dos vertientes del secuestro que han colocado a esta actividad como una de las más rentables del bajo mundo y que posiciona a Baja California en el tercer lugar con mayor incidencia de este delito en el país.

Y es que no es un secreto que ahora el pagar al crimen organizado por no ser secuestrado, acción denominada como “pago de piso” o “pago de protección”, es una realidad que impera en esta frontera como un yugo que mantiene a comerciantes o empresarios casi bajo las mismas condiciones que implica el plagio físico, y que resulta igual o mayormente remunerada que éste.

Desde hace dos años aproximadamente, para este rubro ya no sólo es prestar atención al pago del impuesto legal al gobierno, el cual se supone garantiza su trabajo para el beneficio de la comunidad en general; o bien, sostener el gasto que implica la renta de un local comercial; sino también rendir tributo al crimen organizado bajo el inevitable y gran temor de sufrir la experiencia de un secuestro e incluso, perder la vida.

De esta manera es como la gran mayoría de los empresarios o comerciantes de la ciudad, sin tener opción desembolsan un monto semanal o mensual que va desde los 500 hasta los 20 mil dólares o incluso cifras sumamente mayores según las posibilidades de la víctima, el cual es requerido mediante una persistente e intimidatoria extorsión ya sea telefónica, vía correo electrónico e incluso personal…

Jirafa con “J” de Jija

29 Jun

Jirafa con “J” de Jija

Era el mes de junio y el joven Jacinto, que no era judìo pero habia sido judicial (o judas), jalaba como jimador, era de Jalisco y era jocoso, poseìa una jerga hecha jirones y tenìa en su jacal, al lado del jaral, un jabalì picado por los jejenes, un jamelgo jorobado, un jorongo de juguete, y una jirafa que olìa a los jazmines del jardìn y que se juntò con un jilguero jarioso. Con su jornal se jambò una torta de jamòn y una jofaìna –bueno, una jarra-, de agua de Jamaica comprada en Jiquilpan. Su jefa, jovial y tambien jocosa, hacìa jericalla con jengibre y asaba jitomates. Al fin de la jornada, èsta le dijo con justicia que a su jirafa le gustaba el jale, que tambièn era jariosa, y que bailaba la jota con una jìcara llena de jalea; Jacinto, nada jumento, hizo tal jolgorio que jalò su jarana y jugò jai alai con su novia Julieta –no jueran a pensar que era joto-; Julieta era jirita, le hacìa al Jiu Jitsu -arte marcial del Japòn-, tomaba jaibol, se reìa jì jì jì y fabricaba jabones en forma de joyas de jade justo junto a los juncos del Rìo de Janeiro. Jacinto jadeaba. Jamàs imaginò tanta jiribilla en su jirafa jija, quien èste Jueves jurò jubilarse y comprarse un Jetta Jubileo jaspeado y con motor de jet, poner en jaque al jilguero jodido y juyirse, pero ahora con un jaguar de la alta jerarquìa de Jalapa, aùn màs jarioso que el jilguero, a quien ahora le daban jaquecas del tamaño de Jùpiter y ponìa su jeta tomando jugo de jìcama mientras decìa: “Por Juno, Javier, que joder con tanta jalada, no jorobes…”.

P.D. Hubo un “juglar” que ya no cupo en este cuento.

Javier Escalante-Marzo 2005