Tag Archives: Literatura

Voltario

1 Jul

Lluvia es el nombre de mi amante. No le gusta que le diga “Pluvia”, ni que le explique que esa es la palabra original. Cierra lo ojos y tapa sus oídos cuando se da cuenta que voy a empezar a lucubrar sobre las cualidades míticas de ese fenómeno que le da nombre a su nombre. Le digo que es el lazo de unión entre el cielo padre y la tierra madre y que todos los hijos es todo el manto verde que cubre los montes. Pero sin lluvia (“Sin ti”, le digo) esto no sería posible. Por eso todos los pueblos politeístas le dan un sentido mágico, la denotan como entidad individual, la piden al cielo, la invocan en ritos que han de ser lo más viejos de todos los ritos, porque resulta obvio que los hombres y las mujeres comprendieron la analogía del agua que cae y la simiente al

"llueve, Lluvia"

"llueve, Lluvia"

mismo tiempo que comprendieron la primera analogía. Bueno, ya no le dan, ni la piden ni la invocan. Todos los niños de secundaria saben producir lluvia por encima de la cafetera, colocando la boca de un vaso de vidrio en la salida del vapor. Sólo soy yo que le digo Lluvia lo que no quiere oír. Dice que es de lo más tonto pensar cosas viejas, invalida por la poesía de Novo y los prefacios de Drúker Colín, que está bien para un libro de León Portillo o de Alfonso Caso, pero no para decirlo en la cama. Yo suspiro y no puedo evitar decir que no ha pasado mucho tiempo desde entonces -desde aquellos santos últimos días en los que se estimulaba al cielo desde la tierra para que dejara caer el diluvio creador- y aunque ahora la lluvia no moje la tierra por el profiláctico asfalto y el agua corra por túneles infectos bajo la tierra hasta regiones desconocidas, no por ello en alguna parte la mixtura oscura en que el líquido una vez puro se ha convertido, en alguna parte, insisto, no ha de regresar a su estado primordial para luego precipitarse con la misma inexorabilidad.Ella sonríe y me pide me calme. “Ven, ven”, susurra con esa voz que ilustra mejor sobre lo inevitable, que se parece tanto a la fuerza de gravedad. Luego, siempre, con sus piernas mis caderas me quiere convencer de que estoy equivocado, quiere llenar mi mente con esas frases oscilantes, primitivas, guturales. Pero todo encaja. Cando llega ese sagrado momento en que le digo “llueve, Lluvia”, llueve. Es el único momento en que me escucha, aunque diga después que no se acuerda y no permita que yo se lo cuente.

GÁMEZ Vásquez, Sandino. La ciudad y los campos.

 

Anuncios

Video de lectura del poema: “Hay sol en las rocas”

1 Jul

Muchas impresiones me surcan

La tierra ansía mi presencia

Me envuelve el correr del agua regalo del huracán

Ningún triste sentimiento retengo al ver que toda belleza recupera su esencia

 

Deslizarme a través de la suave arena otorga una sensación placentera,

Mis pies rozan la cálida humedad del río,

El pensamiento de abandonar el lugar me es imposible con tal atmósfera

 

Yazco sentado bajo el torrente de una cascada

Su dulce fluir lo detiene todo

A cada gota que cae escucho una pequeña risa de hada

Mientras trato salir ambas manos de la corriente intentan jalarme hacia su fondo

 

Caen y me rozan las frágiles hojas

Descanso a los pies de una majestuosa ceiba

Resistir soñar es imposible con tan radiantes nubes rojas

  

Un brillo sobresalta mis parpados

Dos pares de alas pasan a mi lado

La parábola del sol comienza a descender entre los prados inundados,

Descubro la causa de mi despertar…son las rocas y la luz, compartiéndome su don mientras marcha el atardecer alrededor del valle olvidado.

 

 

 

 

 

 

 

 

Verosimilitud

29 Jun
La creación atraviesa un periodo difícil, un problema que he visto en cine, literatura y teatro frecuente y recientemente es la verosimilitud. Un universo de personajes poco creíbles, que casi rayan en lo imposible me hace pensar en escritores románticos que se gozan demasiado en sus propios versos, pero que se alejan cada vez más de la ficción. Hace unos meses aquí se discutía porqué en las últimas décadas era mejor la tv que la literatura, argumentaban que había mejores historias en la televisión y ciertamente creo que se debe a este problema que menciono: la verosimilitud; personajes creíbles en situaciones creíbles, en la creciente búsqueda de la extrañeza y “lo bizarro” se olvida que el público debe identificarse y engancharse con las historias.
La originalidad o extrañeza debe radicar en el hábil manejo del autor de la historia, por ejemplo El pecado original de PD James o Amor perdurable de Ian McEwan, en el lado contrario: Diablo Guardián de Velazco o Los detectives salvajes de Bolaño, novelas chilanguísimas de culto. La primera sobre una morra tan mala que hasta ella misma se da miedo (como personaje de televisa) y la segunda una ardua investigación sobre dos poetas (uuyyy que divertido, dime más), en trescientas páginas con testimonios de gente que los conoció, claro, novela excelentemente escrita, pero ¿eso justifica los testimonios? Conozco poetas, no lo creo.
La gente piensa en poetas e inmediatamente imagina gente rebelde y audaz, fuerte, aguerrida….NOT. De esta última novela, creo que si no tuviera los nombres reales de la gente del ambiente literario defeña no la arma, no me dejó nada. Los personajes que me parece vale la pena explorar son los de la familia Font, que aunque a veces se vuelven un poco clichés podrían dar para una historia de verdad. Pero estos jóvenes protagonistas se han comprado la idea de ser los poetas malditos, como en cada ciudad, estado, país donde se escribe, hecho que me indica que es una novela para escritores. Lo que me gustó de Los detectives… es la definición de poetas que mencionaba el d aquí. Lo que demuestra más ingenio y humor que habilidad literaria (la crítica no va contra Bolaño, estoy a la mitad de 2666 y me está gustando bastante).
El problema de la credibilidad en la literatura, y en el teatro (recientemente vi una obra increíble, en el mal sentido) resulta el predominio del ejercicio técnico sobre el contenido, si pienso en equilibrio de estos dos elementos me viene a la mente Malcom in the middle, no una obra de arte, pero ciertamente existe equilibrio entre el contenido y la técnica, personajes creíbles y bien desarrollados. A ver más tv jóvenes, no todo está en los libros.

Twitter fiction

28 Jun

Algunos ejemplos de twitter fiction realizados en el taller de literatura y nuevas  tecnologías.

1) El mesero le sirvió la segunda copa de vino. Miró el reloj. La esperó hasta la última gota. Dejó en la mesa la propina. Una nota. Bye amor.

2) En el cuarto casi sin luz, Lorena se vistió y se fue. No quiso dejar siquiera una nota para Persio. Sólo se vió un delgado hilo de semen.

3) Uno vende hielitos. El otro vende periódicos. A cámara lenta, sus ojos se encuentran en el crucero. Competencia desleal. Ambos sonríen.

4 )Leo la observaba desde un rincón del abarrotado salón. Ella deseaba jamás haber pisado aquel lugar. Pensó en matarla, pero aún la amaba.

5) Ella se hartó y él se dejó querer. Ella se lanzó por la ventana y él siguió rasurándose, tarareando: “Vuélveme a querer, no me lastimes…”.

Más microtxts en EscritoresBCS en Twitter.